Cómo actuar ante un golpe de calor

golpe de calor

Cómo actuar ante un golpe de calor

El calor suave resulta agradable, pero en exceso puede llegar a producir problemas de salud. Un golpe de calor se origina cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40º. El organismo humano funciona a unos 37º y es bastante sensible a las variaciones externas. Para ello, dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior. Cuando se sufre un golpe de calor todos estos mecanismos dejan de funcionar, sube la temperatura y se pierden abundantes líquidos corporales.

Las personas más propensas a tener un golpe de calor son los niños y las personas mayores de 65 años.

¿Qué tenemos que hacer ante un golpe de calor? Si se produce un golpe de calor es necesario tener en cuenta una serie de pasos y actuaciones para tratar sus síntomas lo más rápido posible y evitar problemas mayores:

  • Poner a la persona en un sitio fresco a la sombra, y colocarle los pies en alto. De continuar al sol, la temperatura no descendería e incluso podría subir más.
  • Llamar al teléfono de urgencias.
  • Desvestir a la persona e intentar disminuir la temperatura corporal, colocando tela mojada o hielo en las axilas o ingles.
  • Si es posible, mover a la persona afectada a zonas con aire acondicionado o ventilador.
  • Si la persona tiene una temperatura superior a 40ºC bañarla con agua fría hasta llegar a 38ºC. En ese momento se debe dejar de aplicar frío para evitar posibles hipotermias.
  • Controlar cada 15 minutos la temperatura, para que en el caso que suba someterle a tratamientos más fríos.

 

Publicado por Lourdes

haz un comentario


1 + tres =